lunes, 28 de septiembre de 2015

Oh primaver primavera
primavera negra
primavera a la vera del río
ante el cual arrojé mis credenciales y creencias
y entretejí sensible imaginación
entre las grietas de mi cráneo
y la vaina de miel de una sinapsis
que conduce siempre a la demencia.

oh verborrágicas muertas flores del otoño!
cómo es que aún hablan aunque sea
en ese bajo tono si cuando el viento
las golpea contra el pavimento
ni color les queda
oh oh presencia presencia
recolectoras de infantes serafines
nacidos desde mi vientre exhausto
crecidos en el festín ardiente
de mis inmensas pasiones
descorchando desconchando vino barato
por doquiera y celebrando hasta la ebriedad
los murales de la ausencia
heme aquí
trasladado he sido
hacia el absurdo barro
de la penitencia
heme aquí
condenado he sido
por mi andar fatuo
y falta de obediencia
heme aquí
he ignorado la sentencia
habladuría superchería
libertad bajo fianza y licencia poética para matar
cuando quiera
heme aquí
da lo mismo verdad o consecuencia
soy el antiquísimo y moderno Fausto
el enemigo público del oprobio
el secreto amigo de la Reina
oh oh primavera
primavera negra

No hay comentarios:

Publicar un comentario